Blusas y Neskas: un incompleto protocolo contra las agresiones.

Jon Rivas. Esta semana se ha filtrado el borrador de Protocolo elaborado por la Comisión de Blusas y Neskas de cara a las fiestas de La Blanca 2017, para combatir las agresiones sexistas. Pero lo que destaca es que no recoge ninguna alusión a las agresiones racistas, homófobas o delitos de odio en general.

El Protocolo busca “dar una respuesta coordinada y contundente” frente a conductas que impidan celebrar las fiestas en condiciones de igualdad entre mujeres y hombres.

Contenido

Comienza por definir las agresiones sexistas y el consentimiento sexual. Se recogen algunas pautas a seguir ante un caso de agresión sexual, como intentar calmar el ambiente, apartar al agresor o llamar a la Policía.

Sobre la respuesta de la Comisión, las agresiones se clasifican en tres grupos: moderadas, graves y muy graves. Las primeras se castigan con una amonestación y comunicado genérico de repulsa; las segundas, apartando al agresor de la actividad de las Cuadrillas durante un día y con un comunicado más específico.

Las agresiones muy graves implican la suspensión del agresor hasta que se resuelva el proceso judicial, si es que lo hay; si es condenado, la suspensión es permanente y si es absuelto o el proceso archivado, puede solicitar su reingreso en la Cuadrilla a que corresponda.

También se prevén sanciones económicas, aunque aún no se han concretado.

Breve reflexión

El Protocolo da a entender que las agresiones moderadas no exigen contacto físico, mientras que las graves y muy graves sí. Además, señala que las agresiones moderadas y graves no deben tener entidad   jurídica, al contrario que las muy graves.

Creo que es necesario aclarar que las agresiones sexistas, sobre todo las que consisten en contacto físico, tienen entidad jurídica: son delitos. Y si son delitos, la primera medida a adoptar es la denuncia (siempre que la víctima quiera denunciar). En caso de agresión de cualquier entidad, si hay denuncia, la Comisión debe dejar actuar a la Policía y a los Tribunales, asistiendo a la víctima, de la misma forma que se prevé para el caso de agresión muy grave.

Un Protocolo incompleto

Además, sorprende que el Protocolo se centre exclusivamente en las agresiones sexistas. Cabe preguntarse dónde quedan las agresiones racistas, homófobas o los delitos de odio en general.

¿Las agresiones sexistas son las únicas agresiones que merecen una respuesta pública? ¿Y las dirigidas hacia otras personas? ¿Qué sucede si se agrede a un extranjero solo por el hecho de serlo? ¿Y si una persona homosexual es apaleada por ir de la mano con una persona de su mismo sexo?

Desde ElGallinero.eus creemos que la Comisión de Blusas y Neskas de Vitora-Gasteiz debería revisar el Protocolo e incluir todo tipo de delitos que vulneren la igualdad de todxs, no solo los dirigidos contra la violencia sexista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: