NOTICIAS

[Artículo] Sexo en Gasteiz. Samantha y la mariposa de Venus.

Conozco a Samantha desde hace varios años. A sus cuarenta y uno puedo decir que se conserva muy bien, mantiene ese tipo que cuando tenía veinte, el tipo que creaba ,y crea, pasiones y envidias a partes iguales. Pasiones en ellos y envidias ,con unas dosis de deseo, en ellas. Es lo que tienen esas cinturas de avispa, pechos generosos y cara agradable ; Alimentan fantasías tanto heterosexuales como lésbicas.

Si hay una cosa que desde siempre ha valorado Samantha en sus parejas, ya fueran de una noche o estables, son las manos. Llamadlo fetichismo, fijación, unas buenas manos, según ella, puede producirle tanto placer como una buena verga. Así de claro. Sus parejas podían ser más o menos sensibles, simpáticas, extrovertidas, con músculos definidos o no, pero siempre acaba fijándose en las manos. Siempre.

Si hay algo que le gusta a Samantha que le hagan esas manos, es una “Mariposa de Venus”. La Mariposa de Venus es una técnica de estipulación de la vagina, clitoris y ano a la vez uniendo las dos manos, de esta forma asimismo los pulgares estimulan el clitoris, los indices la vagina y los anulares el ano. Eso es la teoría. En más de una ocasión se ha encontrado hombres con manos idílicas pero inexpertos en la materia. Se ha visto obligada a enseñarles la técnica con desiguales resultados. En otras, las manos de los sujetos eran tan gordas y grandes que era mejor hacérselo con una. Así que relativamente pronto aprendió que no todos los hombres tenían ni tiempo ni ganas de satisfacerla de ese modo. Solo probó en un par de ocasiones con mujeres.

Intentando probar otras técnicas y desengancharse de esta práctica sexual desistió de buscar durante cierto tiempo esas idílicas manos y se dedicó a buscar amantes intentando obviar su fijación por las manos, y por supuesto para buscar su ansiada estimulación Venusiana se compró un consolador en Media Markt modelo “Mariposa Venus penis” o algo parecido. Después de un mes de “abusivo” uso se aburrió de el y volvió a la búsqueda del placer manual. Eso de irse con un tío a la cama y con el consolador tampoco resultaba y terminó vendiéndolo en el “Cash and Carry” de la calle Reyes Católicos. Y ahí se terminó la experimentación con lo mecánico.

Su fijación por la dichosa mariposa no le dejaba experimentar con otras practicas sexuales y su novio la dejó poco después, pero no pasó mucho tiempo sola, Samantha volvió a encontrar pareja, es decir, otro par de manos buscando una y otra vez la mariposa perfecta. Lo cierto es que la estabilidad mariposil le dura hasta hoy en día. ¿Será esta pareja la definitiva? La Mariposa nos lo dirá…

Es cierto que cuando nos habituamos a algo y nos gusta no podemos dejarlo, de echo no queremos dejarlo, eso suena a adicción. Un caso extremo el de Samantha y su Mariposa de Venus. Hay más mundo fuera de los orgasmos producidos por las mariposas. En la variación está la diversión. Sino esa relación tiene fecha de caducidad.

Hasta el próximo articulo.

 

Anuncios

1 Comentario en [Artículo] Sexo en Gasteiz. Samantha y la mariposa de Venus.

  1. Como mujer que terminó su relación sin haber conseguido un puto orgasmo de mi novio en tres años, pues desánimo a las mujeres a que expresen su sexualidad abiertamente y pidan lo que deseen, sino sus relaciones tienen fecha de caducidad. Esto de la liberación no os da derecho a hacer con vuestros cuerpos lo que queráis, estad más atentas a los deseos de los machos o si no, ateneros a las consecuencias, futuras solteronas.
    Vais a ser juzgadas, amigas clitoricentradas, cargad vuestras armas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: